jueves, 14 de marzo de 2013

'Apuntes para hacer un lipdub', por Carlos Gurpegui


El II Congreso de la Escuela de Pacientes tendrá un cierre muy musical y divertido: grabaremos nuestro primer lipdub con la ayuda de los cerca de 500 asistentes al evento. Tras el congreso, todos podréis disfrutar de un divertido vídeo donde conoceréis a una parte de la gran familia que integra este proyecto. Carlos Gurpegui, experto en cine, videoclip y social media, nos detalla en este post en qué consiste este formato con tanto éxito en las redes sociales. 

Escena lipdub Facultad de Medicina (Valencia)
Lipdub significa "doblaje de labios", pero aun tratándose de ‘sincronía’ la pieza de creación es mucho más que un karaoke, un playback o un videoclip. ¿Por qué? Porque desde aspectos formales, el lipdub se apoya en el plano secuencia, grabación realizada a una sola toma. Plano secuencia es aquél plano que no contiene ningún corte. Es el tiempo en continuo. No necesita de montaje, aunque sí embellecimiento de postproducción. No deja de ser un hermoso travelling que dura lo que la música o canción. Directores como Berlanga, Hitchcock, Welles, Tarkovski o Sokurov lo han utilizado como aspecto de estilo.

¿Por qué también? Porque con el lipdub entidades y grupos —primero fueron las empresas, luego los centros educativos y más tarde asociaciones y barrios— tienen en el lipdub un género interesante para ‘presentarse en sociedad’ de una forma distinta. La Web 2.0 y canales como YouTube han servido para popularizar y viralizar estos formatos, donde se transmiten aspectos de identidad y pertenencia del grupo presentado, maquillado en un ambiente festivo y espontáneo de participación comunitaria. De primeras, jugamos con ventaja en la creación audiovisual, porque el audio ya lo tenemos y el guión también.

Aspectos prácticos a cuidar en la realización de un lipdub:
  1. Elección del tema musical o canción: Su elección, mensaje, estribillo, etc. debe estar en consonancia con los valores del grupo que se presenta.
  2. Mapa del espacio: El entorno, edificio, espacio que se va a rodar es “el otro protagonista”. Por lo tanto, debe presentarse como tal, claro, limpio, atractivo, mostrando sus puntos fuertes.
  3. La coreografía: Hay que dedicar tiempo previo para diseñar y ensayar los movimientos. Tenerla en cuenta cara al compás de la canción, pero también cara al ritmo interno que generamos en la toma plano con nuestros cuerpos, objetos, etc. Así, el movimiento de la cámara se ensamblará mejor con el movimiento de los actores.
  4. Hilo conductor: A veces la canción es suficiente, pero un objeto que se pasen los protagonistas o un gesto que se repita pueden servir también como refuerzo del tema o hilo conductor del lipdub.
  5. Sensación de frescura y continuidad: Éste puede ser un buen test de calidad de lo grabado, para decidir con cuál de las tomas rodadas nos quedamos.
  6. Y no olvidar que ser creativo e innovar no va reñido con la sencillez y rotundidad de la propuesta audiovisual: Lo importante es comunicar, y que el lipbub cale también con los aspectos emocionales que lleva implícitos.

Estos son algunos lipdub de calidad, que nos pueden dar ideas para realizar el nuestro:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada